Mi pasión por el dibujo vino desde los 4 años. Recuerdo que mis primeros dibujos eran las famosas

tortugas ninjas. Los dibujaba en la escuela, durante la clase para ser exactos. Miraba a otros compañeros

dibujar y eso me motivaba a continuar este amor a las artes. En mi adolescencia, participaba en

concursos sobre campañas en contra del uso de las drogas y el alcohol, ganándome el respeto y

admiración de los maestros y compañeros de clase.

Con el tiempo, he aprendido algunas técnicas básicas sobre el dibujo, Desde crear un boceto, hasta usar

figuras geométricas para darle forma a ese personaje o edificio a dibujar. Tomé algunos cursos de arte

en la escuela superior y en un centro de adiestramiento de bellas artes en Aguadilla. Allí aprendí a

mezclar colores y a vivir la experiencia de participar en una galería y presentar mis piezas.

Con relación a los comics, siempre me había fascinado la idea de crear mi propio comic. Disfruto de los

tirillas que aparecen en los periódicos locales, comics internacionales que mis tíos me regalaban y de vez

en cuando creaba uno con fines académicos... Hasta ahora.